Saltar al contenido

Control y regulación mediante Dióxido de Cloro

Dióxido cloro

Descripción:

El Dióxido de Cloro (ClO2) ofrece varias ventajas respecto al Cloro; por un lado desinfecta el agua más rápidamente y con mayor poder oxidante. Además, no altera el olor, color ni el sabor del agua como lo hace el Cloro. Por último, cabe destacar que el % de ClO2 activo hasta pH=9 es mucho más alto que el del Cloro, por lo que se puede regular la concentración de forma mucho más precisa a estos valores de pH (un error habitual al usar hipoclorito es que al tener un pH alto, se tiende a dosificar más porque el % activo es menor, y esto hace que el pH suba aún más, creando un círculo vicioso y llevando a la sobrecloración).

Su gran contra es que al ser un gas explosivo y que se evapora fácilmente, se debe generar y almacenar en el mismo lugar de la aplicación. Su uso se reduce a aquellas aplicaciones donde se pueda ubicar este tipo de instalación. En los casos que sea posible, se recomienda la medición del ClO2 con el sensor modelo CP-CL, que permite trabajar hasta pH=9 perfectamente, y se manipula de la misma forma que un electrodo de pH.

El analizador empleado para esta aplicación, el C-650, se complementa con el Panel-2, un montaje llave en mano del Controller-650, creado tanto para el ocio, como para la industria. Este montaje incluye los elementos hidráulicos necesarios para la medición en by-pass, y se instala en un espacio interior, en pared.

Componentes:

  • Analizador C-650
  • Tarjeta de medición de pH
  • Tarjeta de medición de ClO2
  • Sensor de pH de vidrio
  • Sensor de ClO2 modelo CP-CL
  • Portasensores modelo SP-CLP
  • Sensor de flujo inductivo
  • Panel-2
  • 2 x Bomba dosificadora modelo HC150

Precio:

  • Mándanos un correo a: crf@crfinstruments.com

Recambios:

  1. Sustituir la sonda CP-CL cada 1,5 años.
  2. Sustituir la sonda de pH cada 12 meses.
  3. Sustituir la malla del filtro FP3 en función de las partículas que arrastre el agua.
  4. El resto de componentes deben durar mínimo 8 años.

Puesta en marcha:

  1. Revisar que todos los componentes están en buen estado, y verificar que los sensores están correctamente conectados al analizador.
  2. Conectar las tomas de entrada y salida de agua del panel a la tubería por donde circula el fluido a medir.
  3. Calibrar el analizador siguiendo el procedimiento indicado en el manual técnico. Comparar la lectura del analizador respecto al fotómetro, el DPD o el instrumento de contraste escogido, para hacer los ajustes necesarios.
  4. Si se requiere, programar las maniobras que comanda el analizador sobre los actuadores que se dispongan (bombas dosificadoras, PLCs, etc).

Parámetros de medición:

Diagrama de la instalación:

Recomendado con: